Parece mentira que hayas sacado un ratito para sentarte, por fin, y leer este post para conseguir un estilo de vida saludable después de un duro día de trabajo, estudio, clases, niños, gimnasio, labores del hogar e infinidad de tareas y obligaciones que nos inundan hoy en día. Y es que cuántas veces diremos eso de “necesito que el día dure 48 horas”, “nunca tengo tiempo para nada” o “a ver si el mes que viene empiezo”… 

Y para más inri, estamos en la recta final para empezar con la temida “operación biquini” para ponernos a punto de cara al verano. Pero… ¿no sería más interesante aprender a organizarnos y a gestionar mejor nuestro tiempo para hacerlo durante todo el año y no llegar con la lengua fuera a todas partes? A mí me gusta mucho más eso de un “estilo de vida saludable” que puedas mantener en el tiempo, que te haga sentirte fuerte, feliz, enérgico y con la sensación de que te puedes comer el mundo. Y con esto no sólo me refiero a llevar una alimentación más equilibrada, a machacarte en el gimnasio o a cambiar de forma radical todos tus hábitos, sino a que relajándote y organizándote reducirás el estrés, uno de los principales enemigos del siglo XXI.

Si te interesa, quédate; que te propongo una serie de consejos para que puedas llevar el estilo de vida saludable que tanto quieres sin esfuerzo y divirtiéndote. Y así aprovechar el tiempo que ganes en hacer aquello para lo que nunca encuentras ocasión y que siempre te apetece.

Anticípate

La anticipación es clave para liberar las tensiones que ocasionan los imprevistos y la sensación de descontrol cuando notas que se te ha echado el tiempo encima. Algo que me da muy buenos resultados es esquematizar el día, o la semana, por horas en un papel, o en un dispositivo digital (si te apañas mejor) para hacer un mapa general de lo que tengo que hacer ese día y que no se me olvide nada.

Sobre todo me funciona cuando tengo varias cosas nuevas a las que enfrentarme o algún compromiso diferente en mi rutina, ya que así puedo adelantarme a varias cosas sin llegar con sorpresas de última hora que tanto estrés me suponen.

Hasta que te salga de forma innata y lo domines, te recomiendo que te sientes un ratito los domingos por la tarde y te organices bien cada paso que vas a dar la semana siguiente. Bastará con que le dediques entre diez y quince minutos. Y así asegurarte de que ese estilo de vida saludable que tanto deseas está a la vuelta de la esquina.

Gestiona tu tiempo

¿Y cuánto tiempo crees que tardas en realizar todas tus actividades? Es fundamental que seas realista con la duración que conlleva cada una de las cosas de tu lista. Un error muy común es querer abarcar más de lo físicamente posible y frustrarse después por no haber podido terminar casi nada de lo que tenías pendiente.

Mi estilo de vida saludable comienza en el momento en que puedo volcar en una agenda todas las responsabilidades, asuntos, trabajos, llamadas y recordatorios que voy acumulando en mi hiperactiva mente. Me recomendaron una vez que debía dejar de controlarlo todo, que me ayudaría mucho a escribirlo y recurrir a ello siempre que lo necesitase. Y eso realizo desde entonces, hasta tengo papel y lápiz al lado de la cama para ese momento entre la vigilia y el sueño que tan creativos nos vuelven.

Priorizar

No todas las cosas que creemos que tenemos que hacer son tan importantes y otras que nos apetecen menos inevitablemente sí que tenemos que ejecutarlas, como la preparación de la comida. Uno de los mayores errores que cometemos a la hora de llevar un estilo de vida saludable es no prever qué vamos a comer, dónde y cómo. Y cuando el hambre acecha nos da igual qué llevarnos a la boca y es ahí donde boicoteamos casi todos nuestros progresos.

Quien me conozca sabe que allá donde voy siempre llevo encima snacks saludables fáciles de transportar como almendras, piezas de fruta, barritas de granola y bizcochos hechos en casa…Además, si sé que la hora de la comida principal me va a tocar hacerla fuera preparo los tuppers con antelación para comer exactamente aquello que quiero.

Consejos rápidos y fáciles para un estilo de vida saludable

  • Realiza la lista de la compra semanal: Te facilitará mucho el trabajo si la haces para una semana entera, eligiendo alimentos que vayas a combinar en varias comidas, con los macronutrientes equilibrados y ciñéndote a ella. Elige verduras y frutas de temporada en abundancia, granos completos, proteínas de calidad, algunos lácteos y frutos secos. Y que los alimentos altos en azúcares y grasas transaturadas queden lo más alejados posibles de tu despensa.

  •  “Meal Prep” semanal: Esto no es más que dedicar un día o dos a la semana para preparar todas tus comidas y no tener que improvisar cuando llega la hora de almorzar y no tienes nada a lo que echar mano. Tan fácil como encender el horno para asar verduras, carne o hacer un bizcocho para el desayuno. Cocer varias de las verduras que has comprado, guardar en tuppers el arroz, la pasta, las patatas cocinada y los huevos. Si crees que esto puede ser aburrido, ponte música que te anime, visualiza una serie mientras cocinas o llama a algún amigo por teléfono en manos libres y cuando quieras darte cuenta ¡habrás acabado!

 

  • Alimentos de emergencia: Añade a tu lista conservas de pescado, algún bote de verduras cocidas, vasitos de arroz precocinado… para aquellos días en los que de verdad tengas que echar mano. Pero recuerda que es una excepción.

  • El congelador, tu aliado: Muchísimas preparaciones las puedes elaborar con antelación y congelarlas para que te duren aún más tiempo. Hace poco descubrí que los bizcochos, tartas y tortitas las podía congelar y ¡sacarlos la noche de antes para el desayuno!
  • El estuche de vapor: Seguro que has escuchado hablar sobre él, no es más que un recipiente de silicona que no altera su composición y que permite cocinar en el microondas en pocos minutos pescados, carnes, verduras, pastas, arroces… ¡Un ahorro de tiempo increíble!

Te podrá parecer un poco complicado al principio pero, si quieres algo, puedes hacerlo. Piensa en todos los beneficios que vas a conseguir, en que tu meta está muy cerca y la sensación de que has cumplido con todo y aún te queda tiempo para hacer mucho más es increíble. ¿Te animas a reducir el estrés y a sumarte a nuestro estilo de vida saludable? Si tienes más truquitos de organización y gestión de tiempo que quieras compartir conmigo, no dudes en dejar tu comentario.