Seleccionar página

Beneficios de la fuerza en mujeres

Debido a referencias culturales, patrones educacionales y, por qué no, ciertas preferencias estéticas, no se ha asociado la fuerza en mujeres, menospreciando su capacidad para ello e infravalorando esta cualidad indispensable para nuestros cuerpos. 

fuerza en mujeres y crossfit

Pero, por suerte, todo esto está pasando de moda, aunque, según mi humilde opinión, no superado, incluso por nosotras mismas, en cuanto a lo que a apariencias estéticas y morfológicas se refiere. Aún se asocia una determinada musculatura y la fuerza en mujeres con un prototipo más… vamos a llamarlo, poco femenino.

Lamentablemente, como entrenadora aún escucho de boca de mis entrenadas esa frase que reza: “Uy, a mí no me hagas trabajar con mucho peso, que enseguida me sale ‘bola’ y no me gusta”. Aunque cada vez menos, aún tengo que explicar que eso no es exactamente así: se necesita un trabajo específico, tiempo, mucho entrenamiento y una alimentación muy cuidada al respecto para que salga esa “bola”. Además, seguimos confundiendo hipertrofia muscular, tono muscular y fuerza.

Pero luego bien que a todas nos gusta tener las cosas en su sitio y, desgraciada o afortunadamente, eso sólo se puede conseguir entrenando nuestra musculatura, siendo constantes y llevando una vida y alimentación sanas. Teniendo las cosas claras respecto a lo que queremos deportiva y físicamente hablando, sabiendo la edad que tenemos y teniendo también muy en cuenta nuestro CV deportivo hasta la fecha. ¡Ah, y no olvidar nuestra genética!

Deportes como el Crossfit nos ayudan a cambiar la forma de entrenar y ver las cosas de otra manera. Por supuesto, hablo desde el punto de vista de una mujer de a pie, que quiere ser fuerte, sentirse bien y no desde un punto de vista de atletas profesionales.

Potencia la fuerza en mujeres con entrenamiento de pesas

La fuerza en mujeres solo aporta ventajas, sobre todo a nivel funcional: puedes cargar con más peso, no solo en el entreno, sino también en tu vida cotidiana, donde vas a necesitarla para alzar a los niños, las bolsas de la compra, objetos pesados en tu trabajo… La musculatura de tu espalda te lo va a agradecer mejorando su postura y ayudando a reducir todos esos dolores provocados por el trabajo y en tu vida cotidiana. Solo visitarás al fisioterapeuta para mantener tu “máquina” a punto y no para aliviar esos dolores.

Entrenar la fuerza en mujeres hará que tus brazos, hombros, glúteos y piernas tengan una forma diferente, tonificada y por qué no, con “bola”. Tu cuerpo se ha moldeado, cambiado su composición interna y su aspecto externo: más músculo, menos grasa. Y, ¿a que además de verte mejor, te sientes mejor?

Y seguramente esa combinación de ambos sentimientos te ha llevado a mejorar tu alimentación y controlar incluso el sobrepeso, porque tu metabolismo se ha acelerado. ¿No crees que merece la pena entrenar con más peso? ¡No le tengas miedo a tus músculos!

Todo esto no se hace en un día, por supuesto, te llevará un tiempo, que en cada persona es distinto y te exigirá cierto nivel de disciplina y esfuerzo, pero merece la pena. Aunque tengas que comprarte alguna camisa y pantalón nuevos, qué más da, ¿a quién de nosotras no le gusta renovar el armario? Y sobre todo, ¿a que ya no piensas que los músculos son sólo cosa de hombres?