Seleccionar página

Desde que probé los helados de té verde en Corea del Sur el pasado verano no he podido quitarme de la cabeza ese sabor tan característico y tan sorprendente del té. Desde hace varios meses utilizo el té matcha para elaborar crepes, bizcochos, smoothies o incluso tomármelo bien calentito. Pero ahora que llega el verano tenía muchas ganas de probar a hacer helado de té matcha.

Polos helados de Té Matcha

Helados de té matcha muy cremosos tipo polo

La gran mayoría de vosotros seguro que ha escuchado hablar sobre este superalimento de moda, que no es más que las hojas del té verde molidas en un molino de piedra tras un baño de vapor adquiriendo una textura en polvo muy fácil de manejar y que al consumirla entera tiene muchísimos más antioxidantes que el té verde convencional.

te-matcha-en-polvo

Té Matcha en polvo orgánico de My Body Genius

A este tipo de té se le atribuyen un sinfín de propiedades, como la ayuda en la pérdida de peso (ya que es un termogénico natural), acelera el metabolismo y quema calorías. Reduce el colesterol, los niveles de azúcar en sangre y el estrés. Ayuda a la concentración, aporta energía y es alto en fibra, entre otras cosas. Por supuesto, que un solo alimento no hace milagros y debes acompañarlo con un estilo de vida saludable, con una alimentación variada, equilibrada y ejercicio físico.

En esta ocasión he optado por elaborar helado de té matcha tipo polos para probar su sabor en frío y empezar a crear diferentes combinaciones. Ahora que le doy el visto bueno nos ponemos manos a la obra para conseguir un helado de té matcha bien cremoso.

 Ingredientes para elaborar helado de té matcha

Ingredientes para helado de té matcha

Ingredientes necesarios para elaborar helado de té matcha

Los ingredientes para este helado de té matcha son muy sencillos, todo dependerá del tamaño de tus recipientes y de la cantidad que quieras hacer: yo he utilizado unos 150 ml de leche de avena (puedes utilizar la que quieras, de almendras, de coco, de arroz, de vaca…), 2 cucharadas colmadas de queso fresco batido (puedes sustituir por yogur griego, yogur con sabor a vainilla, queso cottage…), 2 cucharadas de té matcha en polvo (siempre utilizo el de My Body Genius, pero sé que se puede conseguir en herbolarios y en tiendas especializadas), un chorrito de Stevia líquida y unos moldes para tus polos.

Procedimiento del helado de té matcha

En un recipiente apto para la batidora echamos los 150 ml de leche, las dos cucharadas de queso fresco o yogur, dos cucharadas de té matcha en polvo, el chorrito de Stevia y procesamos bien hasta que quede una mezcla homogénea y cremosa. La vertemos en los moldes y los llevamos al congelador al menos por 4 horas.

Helado de Té Matcha en los moldes

Los helados de Té Matcha preparados en los recipientes antes de meter al congelador

Acuérdate de probar bien el sabor para corregir la falta de dulzor o el exceso de amargor del té matcha. En este momento estás a tiempo de añadir lo que quieras: un poco de canela, un chorrito de vainilla o incluso ¡cacao! Tienes muchísimas combinaciones posibles para conseguir un helado de té matcha delicioso.

Si os apetecen más recetas de helados diferentes no dudéis en dejarlo en los comentarios y nos pondremos en marcha para elaborarlos. ¿Cuál es vuestro sabor favorito?